Inicio Internacional A Roció le costó la vida amar a un asesino; ella fue...

A Roció le costó la vida amar a un asesino; ella fue la muerta número cinco

Compartir

México.- Roció Edith Sánchez García falleció el pasado 27 de mayo a manos de su expareja sentimental preso en el penal de San Miguel, Puebla, por el feminicidio de otras cuatro mujeres.

Primeros informes indican que el día en que la mujer falleció, se encontraba por salir de la visita íntima con el reo Jorge Salvador González Calderón, mejor conocido como “Chava”,  a quien minutos antes había terminado por una discusión de dinero. Después de esto, él la sujetó la golpeó y le enterró varias veces el cuchillo que se había robado del taller donde hacía figuras de madera.

Rosy como la llamaba de cariño su familia, vivía con sus dos hijas de 15 y dos años de edad, y su hijo de 11 en una casa con apenas dos cuartos, una cocina y un baño, ubicada en la vecindad marcada con el número 1109 de la calle 4 Sur entre 11 y 13 Poniente.

AMIGOS Y FAMILIARES DESCRIBEN A ROSY COMO UNA MUJER TRABAJADORA, LIBRE DE VICIOS Y UNA PERSONA MUY FUERTE.

Gloria, madre de la joven, advirtió a su hija que tener un novio en la cárcel era peligroso, pero ella siempre le exigió respeto a su vida amorosa.

La madre ya se había enterado que “Chava”, estaba preso por el homicidio de su exesposa y el homicidio de a otras tres mujeres; “Rosy era la quinta en su lista”.

Rosy conoció a “Chava” cuando iba a dejarle la comida a uno de sus familiares que estaba preso en el penal por robo. Chava trató primero de tener una relación con su tía Fátima, pero no lo logró y decidió perseguirla a ella, ahí empezó su desgracia.

Con información de La Policiaca

Compartir